Páginas

Blog Archive

sábado, 4 de enero de 2014

Si, es tarde. Pero, adiós 2013.

Me mantengo entre un no sé si reír o llorar constante. Hace un rato me he roto y ahora me faltan un montón de piezas. Se que todavía estoy a tiempo para decir que este ha sido mi peor invierno desde 2008, aunque menos mal que aprendí a autoengañarme, a llorar y a masturbarme, si no no sería capaz de hacer eso tan bonito que vosotros llamáis dormir. Pero es lo que tiene perder siempre el tiempo, la cabeza y el alma por alguien, y que ese alguien nunca seas tu mismo.

El mañana que tanto ansiaba es el hoy del que tanto rehuyo,  quizás sea por esta estúpida manía mía de no mostrar debilidad, de no pedir nunca ayuda, de no dejarme cuidar… pero es que nunca nadie vale ni la mitad de lo que duele.

Últimamente he conocido a tantas personas en el momento equivocado de sus vidas, que ya comienzo a pensar que el único momento equivocado aquí soy yo.  Voy a salir de esta porque es la única forma de meterme en otra peor, por que tampoco creo que esté preparada para formar parte de algo que probablemente vaya a salir bien.


Aún así mi 2013 ha estado cargado de sorpresas del tamaño de constelaciones seguidas de sonrisas del tamaño del universo entero, correr por campos de girasoles, mirar las estrellas muertos de frio, Somebody that i used to know en bucle, whiski a la hora del desayuno, conciertos, abrazos que hacen que el mundo se detenga, gente nueva, cazar (si, cazar) peces en playas doradas, prográmame, buscar peces en el fondo de las fuentes. No saber bailar, y que te enseñen y que te cojan en brazos y te hagan sentir como si tuvieras cinco años, cervezas, frambuesas, 'madrugar' para ver amanecer, toboganes y lambrusco, verdades a medias, besos a escondidas, canciones, carcajadas como un huracán arrasando con todo, macarons rosas y muffins de chocolate, lobos, verdades enteras. Se va a poner negro. Calarse hasta los huesos, gintonics, conversaciones peculiares en baños ajenos, despertar al lado a una de las personas mas bonitas de la ciudad. Sonreir

Con el tiempo se aprende, decís. O se comprende. O se consigue olvidar todo aquello que debes olvidar, pero pese a todo, espero no olvidar nunca todos lo momentos buenos que me habeís regalado y mucho menos a toda esa gente que se ha cruzado en mi vida a lo largo de todo este año, y que de una manera u otra ha conseguido darle un giro considerable.


1 comentario:

Comenten :)